Los tres traspasos de Isaiah Thomas

Los tres traspasos de Isaiah Thomas

Like
55
0
Friday, 25 August 2017
NBA

(NBAmaniacs). – Kyrie Irving, número 1 del Draft de 2011; Isaiah Thomas, número 60 de aquella misma ceremonia. Ahora, seis años después, el primero y el último de ese Draft se cruzan en el camino. Boston y Cleveland. Algo nuevo para Irving, quien ve completado su deseo de salir de Ohio, donde ha permanecido desde que debutara en la NBA en la 2011-12. Pero nada novedoso para Thomas, otra vez envuelto en traspasos, el tercero en su carrera deportiva. Y, por supuesto, el más sonado. Conforme ha ido creciendo su importancia en la liga, el eco de los movimientos de Thomas de una franquicia a otra ha sido mayor. Pizza Guy ha pasado de ser uno más en la lista de transferidos de cualquier verano, pongamos 2014, a ser el traspaso de los traspasos en este 2017.

 

Un nº 57 del Draft de 2013, Alex Oriakhi, además de una excepción de traspaso de 7,2 millones de dólares fue lo que recibieron los Kings por enviar a Thomas a los Suns un día de verano de 2014. Evaluando con la distancia del tiempo el trato, podemos afirmar que fue un mal negocio. No sólo porque ahora Thomas sea una estrella, que también, sino porque ya en 2014, cuando el base vivió en sus carnes su primer traspaso, lo recibido por Sacramento sonaba a poco. Claro que Thomas había finalizado contrato ese verano, era agente libre y en los Kings, donde había estado desde que lo eligieran en ese Draft de 2011, llevaron a cabo un Sign-and-Trade para al menos obtener algo a cambio.

Sin haber pisado unas eliminatorias por el anillo, algo que tuvo que esperar hasta convertirse en celtic, Thomas había promediado en los tres cursos con Sacramento unos notables 15,3 puntos y 4,8 asistencias en 216 encuentros de liga regular (153 como titular). En esa 2013-14, además, había registrado 7 dobles-dobles y 1 triple-doble, el primero de su carrera. El playmakerllegaba a Phoenix con un acuerdo por cuatro campañas y unas cantidades económicas que, vista la evolución del jugador en la NBA y el crecimiento del mercado, se terminaron por converitr en una ganga.

No lo supieron adivinar los Suns, donde sólo le dejaron medio curso de oportunidad con ellos y jamás fue un referente en el quinteto inicial. Incluso así, firmó unos interesantes 15,2 puntos, 2,4 rebotes, 3,7 asistencias y 1,0 robos en 46 duelos. En febrero de 2015, Thomas volvía a ser traspasado, esta vez a los Celtics, con tres temporadas y media por cumplir de contrato. Y con su carrera deportiva cerca de cambiar para siempre.

Boston, jugador franquicia 

El 19 de febrero de 2015, Thomas era enviado a Boston a cambio de una 1ª ronda de Draft de 2016 (que los Celtics habían adquirido antes de Cleveland) y de Marcus Thornton, con el que precisamente había coincidido en sus días iniciales en California. Con aquella operación, todos, menos los Suns, salieron ganando. Y todavía hoy vence Ainge, que completa su jugada, maestra para muchos, recibiendo a Irving a cambio de un jugador ya rentabilizado y que apenas supuso puntos de sutura a las arcas de Boston.

Thomas creció como jugador casi definitivamente en la 2015-16, en su segundo curso en los Celtics, y reventó del todo en la 2016-17, su mejor curso, donde sus prestaciones no iban en consonancia con ese contrato firmado en 2014, esos pocos millones de dólares que para la 2016-17 se traducían únicamente en 6,5 kilos. Dos veces All-Star en sus dos campañas completas en Boston, hombre de los pasados playoffs para la franquicia verde, infierno personal incluido con la muerte repentina de su hermana, una lesión de cadera, que arrastraba desde marzo, puso punto y final a su temporada. Fue en las Finales de Conferencia, donde casi roto, apenas tomó parte en dos partidos. Entonces no lo sabíamos, pero ahí no sólo acababa su temporada, sino su etapa en Boston.

Cleveland, un curso por delante

En los dos años y medio que el base ha estado en los Celtics, Thomas ha sido responsable directo del crecimiento de la entidad. Y ha sido su jugador de referencia, pero nunca imprescindible, casi nadie lo es, como ha revelado su traspaso a los Cavaliers. Ainge tenía, como no podía ser de otra forma, en alta estima a Thomas, pero ha considerado que para dar un salto adelante, Irving es más que Thomas; y lo ha enviado a Cleveland, sin miramientos. Aunque de fondo subyace la cuestión de los mencionados problemas de cadera de Thomas, que han influido “algo“, según el propio Ainge, en que todo se precipitara

En los Cavaliers, al lado de LeBron James y de Kevin Love, con quien Thomas coincidió en las pistas en época escolar, el director de juego puede estar más cerca de esa gloria que, como él mismo reconoció en los pasados playoffs, sólo se consigue de verdad con títulos. Todavía no tiene ninguno, pero los Cavaliers se han movido muchísimo en este verano para volver a rodear a LeBron de las mejores piezas disponibles.

El puesto de base, con el de Washington y con Derrick Rose, es de completa garantías. Thomas ahora pierde un poco ese papel protagonista, pero el hecho de no viajar sólo a Cleveland, de tener algunos compañeros de Boston como Jae Crowder, y de estar en un equipo con El Rey y todo lo que supone esa realidad, le colocan en una posición interesante para lograr esos títulos ansiados.

De momento, la batalla del Este, con unos Celtics espectacularmente reforzados ya antes de Irving, véase Gordon Hayward o la elección del Draft 2017, Jayson Tatum, se presume única. Para empezar, la temporada regular 2017-18 la abre un duelo entre Boston y Cavs.

Y lo hace desde la atalaya de un buen movimiento de Cleveland, que se desprende de un jugador como Irving, quien no deseaba estar ya más allí, y recibe a cambio a uno de los mejores bases de la liga, sin ser preso de un contrato alto ni duradero, pues Thomas será agente libre en 2018 y sólo recibirá 6,2 millones esta campaña, dentro de los últimos coletazos de ese acuerdo suscrito en 2014 y que ahora, a todas luces, se antoja muy ventajoso.

Thomas aspira al contrato máximo en la agencia libre de 2018 y Cleveland no tendrá las manos atadas ni con él ni con ¿LeBron? Se antojan cambios en Ohio para el próximo verano, pero en el presente, parece que todos ganan con esta operación.

Comments

comments