no-cover

Kerry eleva el perfil de EEUU en Siria pero sigue reticente a armar rebeldes

Like
58
0
Friday, 15 November 2013
Noticias USA

Washington, 6 mar (EFE).- El nuevo secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, ha demostrado su voluntad de elevar el perfil de su país en la crisis en Siria, pero sigue reticente a armar a los rebeldes, una idea que, pese a los reclamos de la oposición, parece improbable a corto plazo.

Kerry cierra hoy su primer viaje como titular de Exteriores, en el que ha dado un paso más en la implicación de Estados Unidos al anunciar, por primera vez, el envío de asistencia no letal -alimentos y medicamentos- directamente a los rebeldes implicados en el combate con las fuerzas leales al régimen de Bachar Al Asad.

El anuncio le supo a poco a un gran sector de la oposición siria, que reclama el envío urgente de armas al Ejército Libre Sirio, pero no sorprendió a los analistas consultados por Efe, que consideran que el debate sobre una posible ayuda militar “avanza muy lentamente” en el Gobierno de EE.UU..

“Incluso si hubiera un cambio dramático en la posición estadounidense en Siria, no vamos a ver un cambio rápido en términos de proporcionar a la oposición equipos militares sofisticados”, indicó a Efe el principal experto en Siria del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Aram Nerguizian.

En su visita el martes a Catar, que junto a Arabia Saudí ha proporcionado ayuda letal a los rebeldes, Kerry indicó que apoya esa acción, pese a que Estados Unidos no está dispuesto por ahora a imitarla porque cree que “no hay suficientes garantías”.

“Hemos dado un apoyo directo al Mando Militar y a la oposición. Otros países lo han hecho de otras formas, y nosotros lo apoyamos”, dijo Kerry, que ve “mayores garantías” de que las armas están llegando a la oposición moderada, pero sigue preocupado por el riesgo de que puedan caer en manos de extremistas.

Estados Unidos parece por tanto más cauteloso que el Reino Unido, cuyo ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, fue objeto de las críticas de Al Asad este fin de semana al indicar que su país “no descarta” armar a los rebeldes, porque no podrá “quedarse al margen si esto continúa durante meses o años”.

Según Nerguizian, es improbable que EE.UU., preocupado por la estabilidad regional, decida proporcionar a los rebeldes lo que ellos esperan: “cosas como misiles antitanques, artillería de largo alcance o capacidad antiaérea; cosas que, francamente, Occidente no tiene intención de dar”.

“El debate sobre armar a la oposición se está moviendo lentamente, pero no se está moviendo hacia donde quieren los sirios. Hay un gran hueco entre el tipo de ayuda que Occidente cree que puede dar y el tipo de ayuda que la insurgencia siria quiere”, añadió.

Para Gordon Adams, experto en diplomacia estadounidense en la American University (AU), Estados Unidos “comienza a ser más activo en su apoyo a los combatientes, pero con bastante cautela”.

“El margen de maniobra de Estados Unidos para influir en el resultado y la dirección de la insurgencia es limitado. Pero a medida que la insurgencia haga avances, creo que la posición estadounidense irá evolucionando”, dijo a Efe Adams.

Aún así, el conflicto en Siria ha estado sobre la mesa en las nueve paradas que Kerry ha hecho en su primer viaje al exterior, lo que revela su “intención de ser más activo como diplomático en Oriente Medio” que su predecesora, Hillary Clinton, según Adams.

El nuevo jefe de la diplomacia anunció hace dos semanas que está trabajando en un plan para convencer a Al Asad de abandonar el poder, y que pensaba recoger comentarios al respecto de los países europeos y árabes que ha visitado en su primera gira.

Según Nerguizian, ese plan consistirá “absolutamente” en la búsqueda de una solución política y no un apoyo letal a la oposición, y consideró necesario que Kerry mantenga la estrategia en secreto porque “el problema del conflicto con Siria es que en el momento en que una buena idea se hace pública, está muerta”.

El que fuera enviado de Estados Unidos en Siria hasta septiembre pasado, Frederic Hof, cree en cambio que proporcionar armas a Siria “aún puede ser parte de la ecuación” en la estrategia de Washington.

“Cualquier estrategia de ese tipo necesitaría enfrentar el asunto en dos contextos: asistir en la defensa de un nuevo Gobierno, y responder a las masacres de civiles por parte del régimen”, escribió Hof a finales de febrero en un ensayo para el centro de estudios Atlantic (Council).

“Para ser útil, podría limitarse a asaltos letales puntuales en formaciones de artillería, aviones militares y sus instalaciones, y edificios de alto perfil del régimen”, opinó el exfuncionario.

Con el conflicto sirio a punto de cumplir dos años en los que ha dejado 70.000 muertos, el Gobierno de Barack Obama ha otorgado 385 millones de dólares en asistencia humanitaria, pero continúa impotente en el terreno político, ante la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU y las dificultades de mediación en el país. EFE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

http://es-us.noticias.yahoo.com/

Comments

comments