no-cover

Jueces de EEUU, reacios a dar un fallo de fondo sobre el matrimonio homosexual

Like
70
0
Friday, 15 November 2013
Noticias USA

WASHINGTON – Los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos se mostraron reticentes el martes a dar un fallo de fondo acerca de los derechos de los homosexuales a casarse, durante su primera audiencia de argumentos acerca de la sensible cuestión.

Miles de manifestantes se reunieron afuera del edificio para dar su apoyo a ambas posiciones en pugna, mientras la corte escuchó las presentaciones orales acerca de si mantener o no la prohibición vigente en el estado de California a los matrimonios del mismo sexo.

A pesar de ser uno de las causas legales más esperadas del año, algunos de los nueve jueces mostraron poca disposición para sumergirse en un tema tan delicado y polémico.

Las encuestas muestran un creciente apoyo de los estadounidenses al matrimonio entre homosexuales, pero solo nueve estados lo reconocen actualmente, mientras que otros 30 distritos tienen enmiendas constitucionales que lo prohíben. El juez Anthony Kennedy, quien puede ser el voto decisivo, expresó su preocupación por la posibilidad de que la corte entre en “aguas no exploradas” sobre un tema que divide a los estados.

Fue el primero de dos días de exposición de argumentos. El miércoles, el tribunal considerará la cuestión relacionada sobre si la Ley Federal de Defensa del Matrimonio (DOMA, por su sigla en inglés) de 1996, que niega el beneficio a casarse a parejas del mismo sexo, debería ser derogada.

Cualquier fallo que resulte no se concretaría antes de junio.

Kennedy incluso planteó la posibilidad de que la corte descarte el caso, una decisión relativamente inusual que dejaría intacto el fallo de la Corte de Apelaciones federal que revocó la ley de California, conocida como Propuesta 8.

De igual manera, el juez Samuel Alito también pidió precaución, destacando que el matrimonio homosexual como concepto es “más nuevo que los teléfonos celulares y el internet”.

Ninguno de los jueces expresó su respaldo a la solución preferida por el Gobierno del presidente Barack Obama, que revocaría la Propuesta 8 y requeriría que otros ocho estados que ya reconocen las uniones civiles o sociedades domésticas permitan que los homosexuales y lesbianas se casen.

POSTURA CLARA

Fuera del recinto, los manifestantes no compartieron la reticencia de los jueces a asumir una postura clara y se reunieron en representación de ambas partes.

Manifestantes contra el matrimonio homosexual marcharon en las cercanías del edificio de la Corte Suprema, acompañados por policías en motocicletas, frente a gritos y silbidos de un grupo que apoyaba la iniciativa, pero no hubo enfrentamientos.

Previamente en la audiencia, los jueces interrogaron a los abogados de ambas partes sobre el tema técnico de si los opositores de California al matrimonio homosexual tienen derecho ser escuchados en la corte federal.

Aunque no hubo un consenso aparente sobre ese punto, si la corte decide que los defensores de la Propuesta 8 no tienen tal derecho, el caso no tendría méritos y el fallo de la corte de distrito federal que revocó la prohibición quedaría intacto.

Los ciudadanos de Estados Unidos, en general, no tienen derecho a demandar para que se apliquen leyes que ellos respaldan. El juez John Roberts presionó al abogado Charles Cooper, quien representa a quienes se oponen al matrimonio homosexual, sobre qué hace diferentes a sus clientes mientras buscan aplicar la Propuesta 8.

“No creo que nunca hayamos permitido algo como eso”, dijo Roberts.

Antes de expresar sus dudas sobre si la corte debería aceptar el caso, Kennedy presionó a Cooper sobre el “inminente daño legal” que enfrentan casi 40.000 niños de California que están siendo criados por parejas gays y lesbianas.

“Ellos quieren que sus padres tengan un reconocimiento total y plenos derechos”, sostuvo.

Cooper, quien enfrentó una andanada de preguntas principalmente del ala liberal de la Corte Suprema, dijo que la ley de California era el equivalente de un “botón de pausa”.

El Procurador General de los Estados Unidos, Donald Verrilli, quien argumentó a nombre del gobierno de Obama respaldando la revocación de la ley, dijo que la prohibición de California no era un “botón de pausa”, sino un “botón de borrar”.

El miércoles, el tribunal considerará el Acta de Defensa del Matrimonio de 1996 (DOMA), que limita la definición del matrimonio a las parejas heterosexuales. Los fallos en ambos casos se esperan para finales de junio.

Comments

comments