Inmigrantes y sus simpatizantes planean hacer cabildeo entre los legisladores en el Capitolio estatal contra la propuesta de la gobernadora republicana Susana Martínez para que Nuevo México deje de emitir licencias de conducir para inmigrantes en situación irregular.

Los integrantes del grupo promotor de los derechos de los inmigrantes Somos Un Pueblo Unido presentarán peticiones a los legisladores y a la gobernadora el miércoles.

La ley no ha prosperado en la legislatura controlada por los demócratas desde que Martínez llegó al gobierno en 2011, pero la gobernadora quiere que los legisladores consideren la medida nuevamente este año.

Un número cada vez mayor de estados incluyendo Illinois, Nevada, California y Colorado, han sancionado leyes que conceden el derecho a conducir a los inmigrantes, aunque hayan ingresado al país de manera irregular.

Comments

comments