(VOA noticias). 27 marzo – Las llamadas “ciudades santuario” podrían perder fondos federales por negarse a cooperar con las autoridades de inmigración, advirtió el lunes el secretario de Justicia Jeff Sessions.

Sessions agregó que el gobierno podría además tratar de recuperar las subvenciones que ya entregó por la misma razón.

Dijo que el Departamento de Justicia requerirá que las ciudades que soliciten subvenciones de un fondo que cuenta con $4 mil 100 millones de dólares, deben verificar que cumplen con una sección de la ley federal que permite compartir información con funcionarios de inmigración.

Sus declaraciones, realizadas en la sala de prensa de la Casa Blanca, evocan las palabras de Donald Trump durante su campaña presidencial, y se dieron tres días después de la aplastante derrota de la iniciativa de salud del gobierno.

“Exhorto a los estados y ciudades del país a considerar cuidadosamente el daño que hacen a sus ciudadanos al rehusarse a aplicar nuestras leyes de inmigración”, dijo Sessions.

Trump dijo durante su campaña que quitarían fondos federales a las ciudades santuario. No obstante, los precedentes jurídicos indican que ello sería difícil.

Miami es una de las ciudades que lucha por mantener su estatus de “santuario”.

Miami es una de las ciudades que lucha por mantener su estatus de “santuario”.

Acciones contra las llamadas “ciudades santuario”.

Sessions expresó que aquellas ciudades y jurisdicciones que se resistan a cumplir con lo que estipula la ley, en cuanto a la protección de inmigrantes indocumentados que han cometido crímenes, podrían ver afectado su acceso y elegibilidad para fondos federales del departamento de Justicia.

“Desafortunadamente, algunos estados y ciudades han adoptado políticas diseñadas para frustrar la aplicación de nuestras leyes de inmigración”, indicó Jeff Sessions.

El Procurador General Jeff Sessions habla con los medios durante la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca, el lunes 27 de marzo de 2017, en Washington.

El Procurador General Jeff Sessions habla con los medios durante la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca, el lunes 27 de marzo de 2017, en Washington.

“No deportar a los extranjeros que han sido condenados por delitos pone a las comunidades enteras en peligro, especialmente a las comunidades de inmigrantes en esas mismas jurisdicciones que tratan de proteger a los perpetradores”, agregó el fiscal general de EE.UU.

Sessions también citó algunos crímenes cometidos por este grupo de indocumentados que van desde tráfico de droga, manejar bajo la influencia del alcohol y/o drogas (DUI, por sus siglas en inglés), asalto sexual de menores hasta asesinatos.

En sus declaraciones Sessions manifestó que el departamento de Justicia podría suspender y hasta potencialmente cancelar los fondos para las llamadas ciudades santuario y otras localidades que no cumplan con las leyes federales de inmigración.

Comments

comments