no-cover

El control de empleados, una faceta de la reforma migratoria para todo EEUU

Like
114
0
Friday, 15 November 2013
Noticias USA

E-Verify, un sistema que forzará a todos los empleadores a controlar si sus trabajadores están autorizados a trabajar, es una faceta de la reforma migratoria que promete convertirse en una pesadilla burocrática para los ciudadanos estadounidenses, según sus críticos.

E-Verify es un programa federal que usa bases de datos de varias oficinas de gobierno para determinar si un individuo puede trabajar en Estados Unidos.

La reforma migratoria aprobada la semana pasada en el Congreso, que aún debe pasar por la Cámara de Representantes, incluye un fiero fortalecimiento de la valla en la frontera con México y la implementación de E-Verify a nivel nacional, para que nuevos forasteros no puedan hallar empleo sin permiso.

Pero E-Verify tiene una tasa de error que afecta principalmente a las mujeres, puede ser usado como represalia contra los trabajadores y se presta a la discriminación racial, aseguran los organismos de derechos humanos.

A pesar de ello, los activistas pro-inmigrantes están dispuestos a aceptarlo como parte de la reforma migratoria, aunque sea tapándose la nariz, si es la única manera de que los conservadores aprueben el proyecto, que podría regularizar a 11 millones de indocumentados.

“El problema es que estas bases de datos de las que depende el sistema tienen errores que impactan particularmente a los trabajadores autorizados que no son ciudadanos, así como a las mujeres y a los trabajadores con apellidos no tradicionales”, dijo a la AFP Joshua Stehlik, abogado del National Immigration Law Center, una organización de asistencia legal con sede en Los Ángeles.

Los errores más frecuentes ocurren cuando las mujeres cambian de nombre al casarse o divorciarse o cuando una persona tiene un apellido extranjero que invita a cometer faltas tipográficas, explicó Stehlik.

Por ahora, E-Verify es usado en unos 20 estados por el 7% de los empleadores del país (unos 411.000), que llenan un formulario por cada nuevo postulante, lo remiten al Departamento de Seguridad Interna (DHS) y esperan el veredicto.

De los 20,2 millones de individuos que pasaron por E-Verify en 2012, el 1,09% no estaba autorizado para trabajar y el 0,26% resultó que sí lo estaba después de que el sistema arrojase un resultado negativo erróneo, según las cifras del Servicio de Ciudadanía y Migración, una rama del DHS. Ese 0,26% de error se traduce en 52.520 personas falsamente catalogadas como no aptas para trabajar.

“Así es como un trabajador estadounidense debe enfrentar una gigantesca burocracia para corregir este resultado antes de poder conseguir cómo ganarse el pan”, criticó la Unión de Libertades Civiles (ACLU) en un comunicado.

En el interín, el aspirante corre el riesgo de perder una oportunidad de empleo. “Los empleadores son perezosos”, dijo a la AFP Brent Wilkes, director de la Liga de Derechos Civiles de Latinoamericanos (LULAC). “Si entrevistan a 20 personas y una de ellas da un resultado negativo, no se tomarán el trabajo de hacerle una segunda entrevista”. Y, en muchos casos, el trabajador no se enterará de la razón de su rechazo, aseguró Wilkes.

Si el sistema se vuelve nacional y obligatorio, esta aparentemente diminuta tasa de error del 0,26% se extenderá a los 52 millones de nuevos empleos anuales (según las cifras de 2012). Esto significa que, cada año, 135.200 personas atravesarán un laberinto burocrático para demostrar su derecho a trabajar.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) asegura que está en condiciones de manejar esa expansión, que los errores son en parte responsabilidad de los individuos (que no actualizan sus datos en las oficinas públicas) y que éstos tienen la oportunidad de corregir tales faltas. “Esta tasa (de error) se ha reducido con el tiempo de 0,7% a 0,3%, si se comparan datos de períodos similares de 2005 y 2010, y el Servicio de Ciudadanía y Migración no puede determinar cómo cambiarán las tasas de error si el programa es extendido a nivel nacional”, dijo a la AFP Steve Blando, portavoz del DHS.

Pero a este inconveniente, que afectará a estadounidenses e inmigrantes por igual, se suma el riesgo de que el sistema sea usado sin escrúpulos, “por ejemplo recurriendo a él de forma discriminatoria contra ciertas etnicidades o bien como represalia contra empleados sindicalizados”, dijo el abogado Stehlik.

Y nada de ello, según ACLU, servirá para evitar lo que E-Verify busca evitar: la contratación de indocumentados. “Muchos de los empleadores que actualmente contratan extranjeros sin papeles saben bien que ellos no tienen papeles. Ese es el modelo de negocios. Los contratan para pagarles bajo la mesa, sin beneficios ni un sueldo justo”, dice Chris Calabrese, asesor legislativo de ACLU, en un vídeo de la organización. “Esas personas no están respetando las reglas ahora ¿Por qué iban a respetarlas bajo el sistema de E-Verify?”.

E-Verify es un programa federal que usa bases de datos de varias oficinas de gobierno para determinar si un individuo puede trabajar en Estados Unidos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

http://es-us.noticias.yahoo.com/

Comments

comments