(AP) — Las rutas de contrabando de inmigrantes por la frontera de México con Estados Unidos han cambiado este año para centrarse más en Texas, y la Patrulla Fronteriza trata de hacerle frente al problema transfiriendo sus recursos desde otros estados, de acuerdo con un informe interno de la agencia obtenido por The Associated Press.

Del 1 de octubre al 17 de mayo, los agentes fronterizos destacados en el extremo sur de Texas hicieron más de 148.000 arrestos, con lo cual igualarían el total del año pasado aunque sólo en ocho meses, de acuerdo con el reporte. En comparación, el sector de Tucson, Arizona, registró 63.000 arrestos. El año pasado el de Texas fue el primero que superó al sector de Arizona en número de detenciones.

El sector del Valle del Río Grande promedió casi 1.100 arrestos por día del 11 al 17 de mayo, de acuerdo con el documento.

Lo que estas cifras revelan es un flujo de personas casi constante por el río Bravo. Los arrestos no representan el nivel total de tráfico, sino sólo los que son detenidos, pero el sumario por hora del reporte mostró que los arrestos no se detuvieron.

“No creo que tengamos en ningún lado los recursos requeridos para siquiera mellar lo que ha estado ocurriendo aquí”, dijo Chris Cabrera, un agente de la Patrulla Fronteriza en McAllen y vicepresidente local del sindicato de agentes. “Creo que es por todos sabido que no tenemos los recursos, por eso vienen a raudales. Están explotando una vulnerabilidad que encontraron”.

Cuando una delegación de comisionados de agricultura estatales visitó el miércoles la estación de la Policía Fronteriza en McAllen, se les informó que la noche previa se habían efectuado 1.400 arrestos. Vieron a más de 1.000 inmigrantes, muchos de ellos madres con infantes y adolescentes solos, detenidos en espacios diseñados para alojar sólo a una fracción de ese número.

La Policía Fronteriza no respondió de inmediato a peticiones de comentarios hechas el viernes. Pero el mes pasado, en la estación de McAllen, el subjefe del sector Raúl Ortiz dijo que él y el nuevo jefe dialogaban mucho sobre los niveles de personal.

“Planeamos traer más agentes”, dijo Ortiz. “Nuestro plan es incrementar la plantilla en proporción con el nivel de amenaza presente”.

La Patrulla Fronteriza ha estado tratando de reforzar sus recursos en el área por más de un año. La mayoría de los nuevos graduados de la academia llegan directamente a Texas, y 115 agentes de otros sectores del estado, así como de Arizona y California, han sido asignados temporalmente aquí.

Cuando la mayoría de los cruces no autorizados eran por Tucson, la mayor parte de los detenidos eran mexicanos.

Pero de los 7.640 arrestos hechos en el Valle del Río Grande la semana pasada, los mexicanos eran el cuarto grupo más numeroso, detrás de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos. La violencia de pandillas y la falta de oportunidades económicas son los factores señalados para el alto número de migrantes centroamericanos. Cruzar por México hacia Texas es su ruta más directa.

El contrabando de inmigrantes es un negocio jugoso dominado por los cárteles narcotraficantes de México, que bien se encargan de efectuar los cruces ellos mismos o cobran una cuota por cabeza a los polleros.

“Estos sujetos nos observan”, dijo Cabrera. “Ellos saben dónde estamos, cuándo vamos a estar ahí y cuándo nos vamos”.

Comments

comments