no-cover

Afición rojinegra recrimina fuertemente al Atlas

Like
111
0
Monday, 18 November 2013
Futbol Profesional

Un ambiente tenso que culminó con los ánimos calientes por parte de los aficionados, fueron los sentimientos que imperaron en el Estadio Jalisco para el último duelo de los Zorros como local.

Desde que se efectuaba el partido, los distintos grupos de animación que se ubican en la Zona Baja Norte del inmueble, mostraron su desagrado e inconformidad por el paso de los Rojinegros en el torneo, permaneciendo sentados y sin apoyar durante los primeros 40 minutos del partido.

Después, cuando los barristas optaron por ponerse de pie, fue para lanzar consignas a los jugadores como “pongan huevos” y para abuchear a Sergio Santana y Luis Alonso Sandoval de manera recurrente.

No obstante, el fuego que se generó de dicha tensión, se apaciguó toda vez que Atlas logró poner el 2-1, pero tras el empate poblano casi en el último suspiro del cotejo, todo se desató.

El silbatazo final estuvo acompañado de un abucheó generalizado y de gritos en contra del equipo mientras los jugadores permanecían en el terreno de juego, pero lo peor estaba por venir.

Al término del duelo entre Atlas y Puebla, la inconformidad y la molestia de la gente quedó de manifiesto y se incrementó, para hacer de la salida de los jugadores y directivos rojinegros, un ambiente tenso.

Decenas de aficionados se conglomeraron en la zona que delimita el acceso a la zona de los autobuses. Insultos, reproches, cánticos y mentadas de madre, fueron los ingredientes que adornaron la difícil salida del plantel atlista del inmueble.

La Policía de Guadalajara, así como la seguridad privada, tuvieron que cercar la zona y llevar a dicho lugar más elementos. En cuanto asomaba la cabeza algún jugador de Atlas, consignas como “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, “Si no sienten la camiseta que se larguen” o “Queremos jugadores, no payasos”, así como un sin fin de mentadas de madre, fueron algunos de los reclamos de la gente, entre los que se encontraban adultos, jóvenes, y niños.

Al final, el autobús rojinegro tuvo que ser fuertemente escoltado por elementos de seguridad a su salida del Estadio Jalisco. Aunado a esto, el Presidente del club, Carlos Martín del Campo, no salió junto con el equipo, tuvo que esperar cerca de una hora al término del encuentro para poder abandonar el inmueble en un automóvil privado, toda vez que ya no había tanta presencia de aficionados en las inmediaciones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

http://www.mediotiempo.com

Comments

comments