no-cover

“Ya estoy trabajando”. Sacó un arma y disparó 5 veces

Like
73
0
Monday, 18 November 2013
Noticias de Tierra Caliente

NAUCALPAN.— Se levantó del asiento y dijo al celular: “Ya estoy trabajando”. Sacó un arma de fuego y disparó cinco veces. “Hijos de la ch… más les vale que me den todo lo de valor que traen, porque esta pistola no es de chinampinas”, disparó también con su voz.

El autobús Flecha Roja salió de El Toreo con destino a la ciudad de Toluca. En el llamado “Mono de Fierro”, cerca del centro de Naucalpan, subieron dos hombres. En el lugar hay un módulo de la policía estatal.

Desde ahí y durante ocho minutos el terror viajó en autobús. Uno de los pasajeros fue golpeado por tardarse en sacar su cartera, una mujer resistió entregar su teléfono celular y amenazaron con violarla, a otra le arrancaron los aretes de oro.

Los dos ladrones, de aproximadamente 20 y 27 años, bajaron en Cuartos Capulín, cerca de otro módulo, ahora de la policía municipal. Al parecer, un vehículo los esperaba. Nadie los molestó y huyeron.

“Fue el susto de mi vida”, relata una de las pasajeras. El asaltante despreció sus aretes. “No me interesan, quiero de oro”, le dijo.

Mario Ruiz Hernández, dirigente de la organización Amqum A. C, de Naucalpan, quien fue víctima de este delito, expresa: “Lo más grave que te roban es la confianza, la seguridad. Te subes al micro y vas espantado, a todo el mundo le ves cara de ratero”.

LADRONES JÓVENES

Jefes policiacos del valle de México estiman que diario hay asaltos en el transporte público, aunque en la mayoría de los casos las víctimas no denuncian.

Javier Santiago Bautista, director de Seguridad Pública de Cuautitlán Izcalli, dice que a la semana le reportan dos robos en el transporte público, tan sólo en este municipio. En promedio, uno de los pasajeros es herido al mes durante los atracos.

Asegura que los ladrones son jóvenes de entre 15 y 30 años. En los últimos meses mujeres igualmente jóvenes participan en los asaltos, sobre todo los cometidos contra estudiantes universitarios, en las inmediaciones de los planteles educativos.

“La mayoría de los asaltantes no son de Cuautitlán Izcalli, los que hemos detenidos son de Atizapán, Tlalnepantla, Tultitlán y Ecatepec. Son delincuencia común, se dedican al robo”.

En Atizapán, la policía municipal registró 35 reportes de asalto en transporte público durante 2012.

MODUS OPERANDI

Los asaltantes suben como usuarios del transporte público y actúan al llegar a sitios sin vigilancia policiaca, regularmente en tramos largos, donde el conductor del autobús no hace paradas. Todos los pasajeros deben ir sentados, para mayor control.

Visten pantalones de mezclilla, sudaderas y gorras. Utilizan armas de fuego reales y también réplicas. Algunos usan navajas. Sus días preferidos son los días viernes y los fines de quincena.

“Ellos se suben con la sudadera, abajo traen la playera, la sudadera la tiran y cuando haces la persecución antes lo buscabas con un suéter negro y ya no lo trae, trae la playera blanca. Se camuflajean”, relata Santiago Bautista.

Regularmente son dos o más personas. Portan armas de fuego –algunas inservibles o de juguete—, cuchillos, desarmadores y descargas eléctricas.

TRAMOS PELIGROSOS

En Cuautitlán Izcalli la autopista México-Querétaro es la preferida de los ladrones del transporte público, principalmente sus “fronteras” con Tlalnepantla y Tepotzotlán. Los delincuentes saben que en caso de ser perseguidos pueden “brincar” al otro municipio y dificultar su aprehensión.

En esta vialidad los asaltos son frecuentes en el tramo de Cementos, en Tlalnepantla, a La Quebrada, en Cuautitlán Izcalli, en ambos sentidos. Es el límite de ambos municipios. Lo mismo ocurre en las inmediaciones de la caseta de cobro de Tepotzotlán.

Al interior de Cuautitlán Izcalli se registran asaltos en Bosques del Lago, en los límites con Atizapán, y la carretera a Tepojaco, así como avenida Morelos, en el tramo de Las Palomas. Al menos cinco grupos de asaltantes operan en el municipio, quienes mudan de sitio para burlar los operativos policiacos.

En Tlalnepantla se reportan asaltos frecuentes, además de la México-Querétaro, en avenida Reyes Heroles, a la altura de Valle Ceylán; el tramo de El Rosario a avenida Presidente Juárez, y avenida Tenayuca a Mario Colín. La México-Pachuca es otro foco rojo.

En Atizapán los asaltos ocurren en vialidades principales, sobre todo a la altura de las colonias Emiliano Zapata, Lomas de San Miguel, Ejidos de San Miguel Chalma, Las Arboledas, El Campanario, El Cerrito y Mayorazgos del Bosque.

En Naucalpan los delincuentes tienen presencia en la carretera Naucalpan-Toluca, en avenida Luis Donaldo Colosio de la colonia Loma Linda, avenida Zaragoza de la colonia Loma Bonita y en Periférico Norte, especialmente en la zona industrial.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

http://www.eluniversal.com.mx/noticias.html

Comments

comments