(AP) — Una nueva base de datos ayudará a la Policía de Tucson a rastrear todos los encuentros en los que los agentes ejerzan la ley SB 1070, la llamada ley estatal “muéstreme sus documentos”.

La nueva base de datos se utilizará por instrucciones del alcalde y los concejales y se considera un modelo tras un acuerdo entre la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Arizona y la región del sur de Tucson que tiene por fin frenar la caracterización racial.

El jefe de la Policía de Tucson, Roberto Villaseñor, dijo el miércoles que el departamento ahora tendrá una base de datos separada para seguir la pista a los encuentros de la policía en los que los que participe un agente de inmigración.

“Esperamos que en las próximas semanas ese formato sea automatizado y el proceso esté listo para que podamos empezar a registrar esa información y almacenarla de manera automatizada”, dijo Villaseñor.

La base de datos incluirá la hora y motivo de las detenciones o encuentros y la hora a la que se contacte a agentes de inmigración y su respuesta. También incluirá si la persona detenida fue arrestada y cómo concluyó el incidente.

La ACLU logró el acuerdo con las autoridades del sur de Tucson en mayo después de presentar una notificación de demanda, un recurso previo a una demanda. El trato exige que la policía recopile información para determinar si los agentes usaron la caracterización racial.

La ACLU también presentó una notificación de demanda contra Tucson sobre la aplicación de la SB1070, pero la ciudad no ha respondido, dijo Steve Kilar, un portavoz de ACLU en Arizona.

Kilar agregó que el gobierno municipal no ha discutido la implementación de ninguna cláusula del acuerdo con el sur de Tucson.

“Creo que cualquier discusión que tengan sobre la adopción de políticas que a su vez fueron adoptadas por el sur de Tucson es positiva”, dijo.

Comments

comments