Reuters) – Los republicanos Donald Trump y Ted Cruz lucharon el domingo para convencer a sus simpatizantes de que acudan a votar, y trataron de atenuar las expectativas acerca de cómo les irá en la primera contienda por la nominación presidencial en Estados Unidos en el estado de Iowa el lunes.

Iowa dará el lunes un anticipo del escenario para las elecciones presidenciales de noviembre, brindando la primera medida de cuán fuertes son candidatos inusuales como el multimillonario Trump o el socialista Bernie Sanders en el Partido Demócrata frente a políticos más tradicionales como el senador republicano Marco Rubio o Hillary Clinton, favorita entre los demócratas.

Horas antes de que comience la votación en los caucus de Iowa, Trump y Cruz -un senador por Texas y favorito del Tea Party- mostraron ansiedad por lo impredecible de la votación en el estado del Medio Oeste, mientras ellos y otros candidatos daban los últimos toques a su campaña con actos a lo largo de Iowa.

Una encuesta elaborada por Des Moines Register/Bloomberg News y difundida el sábado mostró que Trump lidera las intenciones de voto en Iowa con un 28 por ciento, Cruz está segundo con un 23 por ciento, y Rubio tercero con un 15 por ciento.

En la ciudad de Council Bluffs, Trump subió al escenario junto a su esposa e hija e imploró a los republicanos que lo elijan, destacando que los ganadores en Iowa en 2008 y en 2012, Mike Huckabee y Rick Santorum, finalmente no obtuvieron la nominación presidencial.

“Tienen un récord pésimo. En 16 años no han elegido un ganador. Por favor, esta vez elijan un ganador”, dijo Trump.

En Iowa City, Cruz pidió a unos 500 simpatizantes que vayan a votar si quieren ayudarlo a él a romper el usual ciclo de políticos en Washington.

“Únanse a nosotros, comprométanse a asistir y votar por nosotros en los caucus. Póngase de pie y hablen por nosotros. Si se unen, nosotros ganaremos”, señaló.

Entre los demócratas, Clinton, ex secretaria de Estado, senadora y primera dama, aventaja por un estrecho 45 a 42 por ciento a Sanders, lo que deja al senador por Vermont en posición de dar la sorpresa y asestar un duro golpe a Clinton.

“NO TENGO QUE GANAR”

El principal misterio en torno a Trump en Iowa es si podrá convertir el entusiasmo de los votantes en concurrencia a votar. El multimillonario no pronosticó una victoria en entrevistas y discursos de campaña.

“No, no tengo que ganar”, le respondió Trump al programa “Face the Nation” de la cadena televisiva CBS cuando le preguntaron si necesitaba ganar Iowa. “Pero pienso que sería verdaderamente bueno ganar Iowa”, agregó.

Cruz, que vio como Trump le arrebata el liderazgo en el estado pero podría lograr una concurrencia más fuerte a la hora de votar, también trató de enfriar las expectativas.

“No, no vemos ningún estado en el que sea obligatorio ganar”, declaró Cruz a la cadena CNN. “Estamos posicionados para hacerlo muy bien”, agregó.

Comments

comments