ARCHIVO - En imagen del 23 de julio de 2015, el senador Ben Cardin, demócrata por Maryland, dialoga durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en el Capitolio sobre el acuerdo nuclear con Irán. Cardin, el demócrata de mayor rango en el Comité, anunció que se opone al acuerdo. (AP Photo/Andrew Harnik)

WASHINGTON (AP) — Las esperanzas de la Casa Blanca de frenar un desafío en el Congreso al acuerdo nuclear con Irán y ahorrarle al presidente Barack Obama el hacer uso de un veto sufrió un duro golpe cuando un senador demócrata clave anunció su oposición.

El revés sucedió el viernes cuando el senador Ben Cardin, de Maryland, el demócrata de mayor jerarquía en el Comité de Relaciones Exteriores, reveló que se opone al acuerdo al considerar que éste “legitima el programa nuclear de Irán”.

La decisión de Cardin no afecta el resultado final del acuerdo internacional para frenar las ambiciones nucleares de Irán a cambio de un alivio en las sanciones económicas. La Casa Blanca se aseguró de antemano los votos necesarios en el Senado para garantizar que incluso si Obama necesita vetar una resolución de desaprobación tras una votación programada para la próxima semana, su veto tendrá el respaldo necesario.

Pero con este apoyo asegurado y otros más que se suman, la Casa Blanca y los congresistas partidarios del acuerdo apuntaban a metas más ambiciosas: recibir los votos suficientes para contener la resolución de desaprobación en el Senado con el uso de una táctica dilatoria, lo que evitaría que siquiera se llegue a un voto final.

Con el anuncio de Cardin, esa meta todavía está al alcance, pero será más difícil de lograr.

“Esta fue una decisión difícil, pero después de un largo análisis, votaré en contra del acuerdo”, escribió Cardin en un artículo de opinión del diario Washington Post. “Luego de 10 o 15 años, Irán tendría la opción de producir el suficiente combustible enriquecido para crear un arma nuclear a corto plazo”.

Cardin hizo el anuncio mientras Obama se reunía en la Casa Blanca con el rey saudí Salman bin Abdulaziz, en parte para ofrecer garantías de que el acuerdo firmado por Estados Unidos, Irán, Gran Bretaña, Francia, Alemania, China y Rusia ofrece los recursos necesarios para ayudar a supervisar las ambiciones regionales iraníes. Los funcionarios saudíes han respaldado cautelosamente el acuerdo pero se dicen preocupados sobre el respeto al pacto y si el gobierno iraní podría sembrar el caos por todo el Medio Oriente una vez que tenga dinero por el levantamiento de las sanciones económicas.

Antes del inicio de la reunión, Obama dijo a los reporteros en la Oficina Oval que los líderes discutirían “la implementación del acuerdo para garantizar que Irán no tenga un arma nuclear, mientras se contrarrestan sus actividades desestabilizadoras en la región”.

En una conferencia de prensa en la embajada saudí, el ministro del Exterior Adel Al-Jubeir dijo que su gobierno respalda el acuerdo nuclear con Irán, después de que Obama les aseguró que el trato bloqueará el camino de Irán hacia un arma nuclear.

Comments

comments