no-cover

Senado EEUU inicia debate migratorio

Like
79
0
Friday, 15 November 2013
Noticias USA

WASHINGTON (AP) — El Senado comenzó formalmente el martes a debatir una reforma migratoria que concedería la opción de la naturalización a 11 millones de inmigrantes sin documentos, horas después de que el presidente Barack Obama exhortó a los legisladores a aprobarla.

Tras aprobar dos medidas de procedimiento por amplio margen, el pleno del Senado dejó abierto el debate de un proyecto de ley redactado por un grupo bipartidista de ocho senadores que busca condicionar a un reforzamiento de la seguridad fronteriza la opción a la naturalización de los 11 millones de inmigrantes sin papeles que no tengan prontuario policial, que paguen multas por 2.000 dólares y que pasen 10 años con un estatus provisional que les permita trabajar y viajar al extranjero.

Hasta la noche del martes, 16 senadores habían presentado 46 enmiendas al proyecto de ley —incluyendo 11 con estrictas correcciones técnicas— y se esperaba que la cifra aumentara durante las próximas horas.

El demócrata por Vermont Patrick Leahy introdujo tres enmiendas al comenzar el debate, incluyendo una para garantizar los mismos derechos a las parejas homosexuales que a las heterosexuales, como el poder solicitar la residencia y ciudadanía de la pareja gay que no tiene estatus legal.

Leahy había desistido de presentar esa enmienda durante el debate celebrado el mes pasado por la comisión judicial que él preside, ante las advertencias de dos senadores republicanos autores del proyecto de ley de que esa enmienda los obligaría no solo a votar en contra sino a abandonar el llamado grupo de los ocho.

“La búsqueda de protección legal igualitaria para la comunidad LGBT es lo correcto. Ahora que el Senado en pleno se dedica a debatir el proyecto de ley migratoria, la pelea por la igualdad debe continuar”, indicó.

El republicano por Iowa Chuck Grassley presentó una enmienda para que el departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) certifique haber logrado control efectivo de la frontera con México durante seis meses antes de que los inmigrantes sin documentos puedan comenzar los trámites para su legalización.

El proyecto de ley actualmente establece que los interesados pueden iniciar los trámites para su legalización después de que DHS presente al Congreso dos planes de seguridad fronteriza.

“El resultado es que los indocumentados se legalizarán después de que un mero plan sea presentado, aún si los planes tienen fallas”, dijo Grassley. “Quiero cambiar eso. El estatus temporal es una legalización permanente de facto. Todos sabemos que nunca será retirado y que nunca terminará”.

Grassley ya había presentado esa enmienda durante el debate celebrado por la comisión judicial, que la rechazó con votación 6-12.

El jefe de la bancada republicana, el senador por Kentucky Mitch McConnell, dijo el martes que el proyecto de ley incluye “errores serios” pero que votó a favor de debatirlo porque “en los próximos días serán necesarios cambios importantes en este proyecto de ley si ha de convertirse en ley. Estos incluyen, pero no se limitan, a las áreas de seguridad fronteriza, beneficios gubernamentales e impuestos”, indicó.

Los ocho autores del proyecto en el Senado se han mantenido unidos hasta el momento para rechazar enmiendas que pondrían en riesgo la esencia de su iniciativa, pero varios senadores preparan enmiendas sobre asuntos polémicos como seguridad fronteriza, pago de impuestos atrasados y seguro médico.

Uno de los ocho autores del proyecto de ley, el demócrata por Nueva York Chuck Schumer, dijo a los senadores que critican a la iniciativa por considerar que no garantiza de manera adecuada la seguridad fronteriza que “si tienen una mejor idea, díganla”.

“Ustedes pueden discrepar sobre si el proyecto de ley logra lo suficiente, pero no digan que no hace nada”, agregó.

El grupo de ocho senadores que redactaron el proyecto lo completan los demócratas Michael Bennet, de Colorado; Dick Durbin, de Illinois; y Bob Menéndez, de Nueva Jersey; y los republicanos John McCain, de Arizona; Lindsay Graham, de Carolina del Sur; Jeff Flake, de Arizona; y Marco Rubio, de Florida.

Al ejercer el derecho de palabra justo después de Schumer, el republicano por Texas Ted Cruz advirtió que el proyecto de ley tal como está redactado “no será aprobado en la cámara baja. Y si llegara a convertirse en ley, no resolverá el problema de inmigración ilegal, lo exacerbará”.

“La conducta de la Casa Blanca y de los senadores demócratas que adelantan este proceso sugiere que están más interesados en encontrar un tema de campaña para 2014 y 2016 que en arreglar el sistema migratorio”, dijo el senador de ancestros cubanos.

“De todos los elementos de este proyecto de ley, la opción a la naturalización (para los inmigrantes sin papeles) es el más dicisivo. Ese es el tema en que la Casa Blanca y los senadores demócratas, al insistir en eso, destinan el proyecto de ley a ser rechazado”.

Al dirigirse a congresistas horas antes durante un discurso pronunciado en la Casa Blanca, Obama indicó que “no hay ninguna razón de peso para acudir a tecnicismos burocráticos o al obstruccionismo para bloquear la mejor oportunidad que hemos tenido en años”.

“Si usted piensa que un sistema (migratorio) disfuncional es lo que mejor que Estados Unidos puede alcanzar, supongo que tendría sentido intentar bloquearlo”, señaló Obama mientras estuvo acompañado por representantes de cuerpos de seguridad, empresarios, sindicalistas, religiosos y funcionarios electos de ambos partidos.

“Pero si usted es serio y sincero sobre arreglar el sistema disfuncional, éste es el vehículo para hacerlo. Y éste es el momento para hacerlo”, agregó. “No hay ninguna razón que impida al Congreso terminar esto antes de que termine el verano”.

Diego Sánchez, un “dreamer” de 22 años al que Obama citó el martes como un ejemplo de los jóvenes que llegaron de niños al país sin papeles y podrían regularizar su situación migratoria con la reforma, afirmó que era importante que ahora “que el proyecto de ley va a ser debatido, el presidente siga empujando por su lado”.

“El voto en el Senado va a presionar para que actúen” los legisladores de la Cámara Baja, dijo vía telefónica a AP el estudiante oriundo de la provincia argentina de Chaco que llegó a Estados Unidos con visa de turista en 1999 junto a sus padres y dos hermanas.

El senador demócrata por Virginia Tim Kaine intervino en español en el pleno del Senado para expresar su apoyo a la reforma migratoria.

“Creo que es apropiado que tome unos pocos minutos para explicar la legislación en español, un lenguaje que ha sido hablado en este país desde que misioneros españoles fundaron a San Agustín, Florida, en 1565”, indicó. “El español también es hablado por casi cuarenta millones de Americanos con mucho invertido en el resultado de este debate.”

Algunos republicanos dijeron que quieren fortalecer las disposiciones sobre seguridad en la frontera para poder votar por el proyecto.

En el Senado, los partidarios del proyecto trabajaban para determinar qué medidas podrían aceptar para asegurarse más votos del bando republicano sin perder el respaldo de los demócratas. Buscan una prueba de apoyo resonante del Senado, de mayoría demócrata, para presionar a la cámara baja, de mayoría republicana.

Las verdaderas batallas ocurrirán en las próximas semanas, porque el demócrata por Nevada Harry Reid, líder de la bancada mayoritaria en el Senado, espera aprobar la iniciativa antes del 4 de julio.

El presidente de la cámara baja, el republicano por Ohio John Boehner, expresó el martes antes de la alocución de Obama su optimismo de que el Congreso apruebe este año la reforma migratoria.

“Creo que antes de fin de año podríamos tener un proyecto de ley”, dijo Boehner durante una entrevista concedida a la televisora ABC.

Mientras el Senado se apresta a debatir un proyecto de ley integral, un grupo bipartidista de siete representantes en la cámara baja -controlada por republicanos- aún no ha presentado su versión de una reforma integral pese a que negocia de manera interrumpida desde 2009 a puertas cerradas.

Pero Boehner afirmó que la expectativa es que “tengamos una versión final, que salga de la comisión de asuntos jurídicos, a finales de junio. Creo que es importante que la cámara baja produzca su versión en este tema. Y espero que la versión de la cámara baja estará a la derecha de donde está el Senado”.

La Casa Blanca había exhortado públicamente la semana pasada a Boehner para que aborde la reforma migratoria antes del receso veraniego previsto a partir del 2 de agosto.

El representante demócrata por California Xavier Becerra, integrante del grupo bipartidista, anunció el martes que el grupo planea presentar públicamente su proyecto de ley integral durante las próximas dos semanas y adelantó que no incluirá diferencias importantes con la versión debatida en el Senado.

“En una semana o dos los que trabajamos en la cámara para redactar legislación deberíamos estar preparados para difundir un proyecto de ley bipartidista que complemente el trabajo que realiza el Senado”, dijo Becerra. “No será tan difícil. No es reinventar la rueda. Sabemos qué hace falta”, agregó

El grupo de los siete en la cámara baja lo completan los demócratas Luis Gutiérrez (Illinois), Zoe Logfren (California) y John Karmuth (Kentucky) y los republicanos Mario Diaz-Balart (Florida), John Carter y Sam Johnson, ambos por Texas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

http://es-us.noticias.yahoo.com/

Comments

comments