Se perfila político mexicano-americano a gabinete de Obama

Se perfila político mexicano-americano a gabinete de Obama

Like
136
0
Monday, 19 May 2014
Noticias USA

(Notimex).- Julián Castro, el joven político de ascendencia mexicana y alcalde de San Antonio, se perfilaba hoy en círculos políticos como el más probable candidato del presidente Barack Obama a formar parte de su gabinete como secretario de Vivienda.

Castro, de 39 años y una de las estrellas en ascenso del Partido Demócrata, es nieto de una inmigrante huérfana que emigró de México a Estados Unidos siendo pequeña y habiendo cursado apenas el cuarto año de primaria, un dato resaltado con orgullo por el joven político.

“Mi abuela pasó toda su vida trabajando de sirvienta, cocinera y niñera, apenas subsistiendo, pero trabajando duro para darle a mi madre, su única hija, una oportunidad en la vida, para que pudiera darnos a mi hermano y a mí un mejor futuro”, dijo en la Convención Demócrata de 2012.

Julián aludía a su hermano gemelo Joaquín Castro, representante en el Congreso federal por el Distrito 20 de Texas desde el año pasado.

Durante su discurso en la Convención que nominó al presidente Barack Obama a un segundo mandato, Julián rememoró sus orígenes humildes: su abuela Victoria pagó la cuenta del hospital donde alumbró su madre con los 300 dólares que ganó en un concurso de menudo.

“Que Dios los bendiga”, dijo Castro en español a los asistentes a la Convención Demócrata, donde fue escogido por el equipo de Obama como una de las jóvenes promesas del Partido Demócrata, mencionado incluso para una posible fórmula vicepresidencial junto a Hillary Clinton.

Por ello, cuando medios de Texas empezaron a circular este fin de semana la inminencia de que Obama lo nominará como secretario de Vivienda, el eventual nombramiento no tomó por sorpresa a la clase política de Estados Unidos.

Su aparición en la Convención Demócrata generó desde ese momento paralelismos con el caso del entonces joven senador demócrata de Chicago Barack Obama, quien igualmente tuvo un papel estelar en la cita partidista de 2004 cuando fue nominado John Kerry.

Estudiante y atleta destacado en la escuela secundaria y preparatoria, Julián Castro obtuvo una licenciatura en ciencias políticas de la prestigiosa Universidad de Stanford, algo que él reconoce fue gracias a las políticas de acción afirmativa.

“Soy un fuerte partidario de la acción afirmativa porque la he visto funcionar en mi vida”, declaró Castro en alusión a las políticas que toman en consideración la raza o el origen étnico en las admisiones universitarias.

Castro había obtenido una calificación de 1,210 en la Prueba Estandarizada de Admisión (SAT), un nivel por debajo del promedio para las universidades élite de Estados Unidos, por lo cual acredita a la acción afirmativa haber ingresado a Stanford.

En el año 2000, los hermanos Castro se graduaron como abogados de la Universidad de Harvard, la misma alma mater del presidente Obama.

Su biografía oficial documenta que en 2001, con sólo 26 años, se convirtió en el más joven político electo como consejero en la historia de la ciudad de San Antonio, Texas.

Ocho años después, Julián rompería una nueva marca al ser electo como alcalde de San Antonio y convertirse en el alcalde más joven de una de las 50 ciudades más importantes de Estados Unidos y apenas el quinto jefe municipal latino en la historia de la urbe texana.

El año pasado Julián Castro fue reelecto cómodamente, con un 67 por ciento del voto, a un tercer periodo de dos años.

Durante su mandato, San Antonio fue colocada en el primer lugar como una de las ciudades de mejor desempeño en Estados Unidos en el índice del Instituto Milken.

“Mi mamá es probablemente la mayor razón por la que mi hermano y yo estamos en el servicio público”, señaló en alusión a su madre María “Rosie” Castro, una activista que ayudó a fundar el partido político chicano “La Raza Unida”.

En un perfil sobre su meteórico ascenso, The New York Times lo calificó en 2010 como el “político hispano post-hispano”, en alusión a su potencial para trascender líneas raciales o étnicas, tal como lo hizo Obama al ser electo en 2008.

Hasta el momento ni la Casa Blanca ni la oficina de Castro han confirmado o desmentido el eventual nombramiento del política hispano como secretario de Vivienda, un cargo que requiere confirmación senatorial.

De confirmarse, sería el tercer latino en ocupar un puesto en el gabinete del segundo mandato de Obama, después del secretario del Trabajo, Tomas Pérez, de origen dominicano, y la administradora de Pequeños Negocios, la mexicano-americana María Contreras-Sweet.

Comments

comments