no-cover

Romney reduce la amplia ventaja que le sacaba Obama entre los hispanos de Florida

Like
48
0
Monday, 18 November 2013
Noticias USA

La amplia ventaja que mantenía el mandatario Barack Obama entre los hispanos de Florida sobre el candidato republicano a la Presidencia, Mitt Romney, se ha reducido a 6,5 puntos porcentuales en este estado, según una encuesta difundida hoy.

La consulta, dirigida por Eduardo Gamarra, profesor de estudios de América Latina en la Universidad Internacional de Florida (FIU), y elaborada por su firma Newlink Research, muestra que Obama cuenta con un apoyo del 50,7 % entre los votantes latinos en Florida, frente al 44,2 % del que goza Romney.
No obstante, a nivel nacional, el aspirante republicano se halla muy descolgado, con una desventaja de 31 a 66 % a favor de Obama, de acuerdo con el sondeo realizado los pasados 10 y 11 de octubre entre un millar de probables votantes hispanos en la nación y a 720 en Florida.
Según la encuesta, de los aproximadamente 21 millones de latinos elegibles para votar, cerca del 50 % lo hará, “un significativo número que podría resultar determinante” en el resultado de las elecciones generales del próximo 6 de noviembre, destacó Gamarra.
En la presentación de los datos del sondeo, que tuvo lugar hoy en Miami, Gamarra resaltó que lo “sorprendente es la división demográfica” de Florida, ya que los puertorriqueños, mexicanos, dominicanos y otros votantes hispanos depositan su confianza en Obama, mientras que los de origen cubano (algo más de una tercera parte del total) son “abrumadoramente” partidarios de Romney.
“Las predicciones de voto hispano en Florida a favor de Obama indican que los que viven en el sur de Florida no van a votar por él, como tampoco lo harán los católicos”, comentó por su parte Jose Miguel Cruz, profesor de Ciencias Políticas de la FIU, durante la presentación.
Fuera de los potenciales votantes cubanos del estado, Obama obtiene una ventaja porcentual entre los electores hispanos de 64 a 33 en intención de voto, según la encuesta, que cuenta con un margen de error del 3,6 %.
El sondeo, elaborado después del debate televisado en que el aspirante republicano dominó con claridad al presidente, arroja que casi un 5 % de los votantes hispanos de Florida está aún indeciso sobre el sentido de su voto.
El 54 % asegura que su situación no está mejor que hace cuatro años, comparado con el 46 % que cree que sí ha mejorado, y el 51 % considera que Obama no ha cumplido con las promesas de campaña dirigidas a la comunidad hispana.
La nueva encuesta refleja el descontento entre los hispanos por la tasa de desempleo registrada en Florida, mayor que en el resto del país, pero Obama supera a Romney con una ventaja de 51 a 48 % en cuanto a “cómo arreglar la economía”, en opinión de los entrevistados.
El sondeo muestra que los “latinos están interesados en los mismos asuntos que el votante estadounidense promedio: la economía, la creación de puestos de trabajo” y la lucha contra el desempleo, agregó Gamarra.
Kevin Evans, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales y Política del citado centro universitario, insistió en el “importante papel que desempeñan los cubanoamericanos en Florida” y destacó que los hispanos radicados en este estado “desconfían” en mayor número que en el resto del país de la capacidad de Obama para “arreglar la economía”.
El catedrático de Antropología de la Universidad de Puerto Rico y experto en demografía Jorge Duany alabó la metodología y rigor de este sondeo y analizó las causas de que el voto de los ciudadanos cubanos sea favorable a Romney.
Duany atribuye ese “abrumador respaldo” a Romney, entre otras cosas, a “la política exterior estadounidense en relación con Cuba” y a que este colectivo defiende unos valores “más conservadores que otros grupos hispanos en temas como el aborto o el matrimonio homosexual”.
Además, “un 63 % de los cubanoamericanos no se siente mejor que hace cuatro años”, apostilló Duany.
El candidato presidencial republicano, Mitt Romney, habla a sus seguidores durante un acto de campaña el pasado 20 de septiembre en Sarasota (Florida). EFE

Comments

comments