(Cambio de Michoacán). – Morelia, Michoacán.- Cambio de Michoacán, en su edición digital, realizó este jueves una mesa de diálogo alrededor de las reformas en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), especialmente lo referido al régimen de jubilaciones y pensiones que ha despertado voces, expectativas y críticas de la comunidad nicolaita. Para ello invitó a conocedores y actores del tema como son Eduardo Nava Hernández, politólogo y docente de la Facultad de Economía en la propia Casa de Hidalgo; Jorge Álvarez Banderas, maestro también en la Facultad de Derecho, así como a Rosa María de la Torre Torres, diputada de la actual Legislatura, docente de la misma facultad y ex secretaria auxiliar durante el rectorado de Salvador Jara Guerrero.

Esta es la primera de dos partes del encuentro sostenido entre quienes han manifestado en múltiples ocasiones sus posturas, las cuales tienen coincidencias y disensos en un tema que resulta sensible para autoridades tanto federales como estatales, así como para los trabajadores de la institución centenaria, que no parece conseguir los consensos necesarios para ir en pos de reformar el artículo 29 de su Ley Orgánica.

Hay que recordar que a causa de un déficit que durante décadas viene padeciendo la institución centenaria, las autoridades de la administración actual consideraron necesario tomar medidas al respecto, tomando la determinación de que debe ser un cambio en el sistema de jubilaciones y pensiones lo que entre otras cosas, hace falta para revertir la cada vez más grave problemática financiera. “Dicen que cuando tú conoces la solución de un tema, entonces deja de ser problema y se convierte en una situación.

La situación en la Universidad Michoacana es que enfrenta año con año un déficit de más de mil 100 millones de pesos, es decir, se gastan mil 100 millones de pesos más de lo que está en el presupuesto ordinario de la misma, que es un presupuesto compuesto por una participación federal que ronda el 60 por ciento y el 40 por ciento es participación estatal”, comenzó explicando la diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En cuanto a los factores que provocan la carencia mencionada, De la Torre Torres aseguró que son tres, colocando en primer lugar al sostenimiento del régimen de jubilaciones y pensiones, que crece, dijo, exponencialmente, luego de lo cual mencionó a la plantilla laboral no reconocida por la Federación, la que por ende no cuenta con el sustento presupuestal correspondiente, y el tercero, “que es el menor”, es el de las casa del estudiante, las que tampoco cuentan con sustento en el presupuesto asignado tanto por la Federación como por el estado.

Eduardo Nava Hernández, politólogo y docente de la Facultad de Economía en la propia Casa de Hidalgo; Jorge Álvarez Banderas, maestro también en la Facultad de Derecho, así como a Rosa María de la Torre Torres, diputada de la actual Legislatura (Foto: Cambio de Michoacán) “Yo veo el aspecto jurídico por encima del económico”, atajó el abogado Álvarez Banderas, ya que, desde su punto de vista, antes de plantear una reforma debería elaborarse un reglamento para el sistema de pensiones, lo cual ha sido una continua y perjudicial omisión de las diferentes autoridades nicolaitas. “Eso daría la pauta para poder establecer mecanismos que hoy algunos sectores no comparten, como el tema de las retenciones a los trabajadores en algún porcentaje, para de cierta manera aliviar esa carga que se tiene”.

Desde 1986, abundó, no se ha elaborado un estatuto universitario ya que el actual data de 1963. Para Nava Hernández es necesario que también se haga un señalamiento de quién o quiénes han sido los responsables de un déficit del que se habla desde hace años; “seguramente los hay, es decir, sí, se ha gastado de más; sí, ha habido dentro de la universidad un gasto excesivo en algunos rubros”.

En una nueva participación, la ex secretaria académica de la Casa de Hidalgo aseveró que había algunos sectores que querían que el Congreso del Estado llevara a cabo una reforma unilateral, ante lo cual dijo estar absolutamente en contra: “Ya no estamos en el siglo pasado o en el siglo antepasado, donde se podía pasar por encima de la Universidad”. La violación a la autonomía universitaria sería uno de los riesgos y consecuencias de darse una renovación a la Ley Orgánica de la máxima casa de estudios del estado sin el consenso de ésta, sentenció de la Torre Torres.

Retomando lo dicho por Nava Hernández, Álvarez Banderas agregó que si se quiere buscar un culpable de la situación por la que actualmente pasa la Universidad Michoacana, esto era, comentó, muy fácil: “Tendríamos que voltear a ver quién hizo la última Ley Orgánica… y es muy fácil entenderlo, estábamos en un régimen hegemónico donde el estado asumía responsabilidades que no le correspondían, el control social para ese partido que hoy nos gobierna también”. Algo en lo cual tanto Álvarez Banderas como De la Torre Torres coincidieron es que en determinado momento la ley que pudiera cambiarse, debería hacerlo a partir de las nuevas contrataciones, es decir, no de manera retroactiva.

Este texto ha sido publicado en el sitio Cambio de Michoacán, en la dirección http://www.cambiodemichoacan.com.mx/nota-n28556
Si lo cita por favor cite la fuente, manteniendo un enlace a la información original. Derechos Reservados, Sociedad Editora de Michoacán S.A. de C.V.

Comments

comments