SAN FRANCISCO, California, EE.UU. (AP) — Después de que en enero entró en vigencia una nueva ley, más de la mitad de las nuevas licencias de conducir emitidas en California este año fueron para inmigrantes que viven sin permiso en el país, informó el viernes el Departamento de Vehículos Automotores del estado.

El DMV (siglas en inglés de dicho departamento) indicó que ha extendido el documento a unas 397.000 personas que carecen de residencia legal en Estados Unidos. Un total de 759.000 licencias fueron otorgadas en el primer semestre del año.

Por el momento el DMV carecía de las estadísticas correspondientes a 2014.

En un principio la nueva ley suscitó enorme interés, con grandes filas ante las oficinas del DMV en enero y febrero. En los próximos tres años el departamento espera ver alrededor de un millón de solicitantes más que están cubiertos bajo la nueva ley.

“Esperamos que todas esas personas podrán pasar las pruebas y tengan los documentos necesarios para obtener” su licencia, dijo Jessica González, portavoz del DMV.

Quienes apoyan la normativa afirman que el otorgar licencias a personas sin importar su condición migratoria aumenta la seguridad en los caminos para todos. Los conductores que recibieron su licencia recientemente dicen que con ella les es más fácil desplazarse para ir a sus trabajos o salir de paseo.

Algunas personas conducen vehículos sin licencia.

“Es fabuloso que las personas aprovechen la nueva ley”, dijo Jackelin Aguilar, organizador comunitario del grupo Placer People of Faith Together, un grupo de Auburn, California, que apoya la expedición de las nuevas licencias.

“Definitivamente representa un avance para las familias, y es grandioso que se tenga una identificación”, señaló Aguilar.

Los detractores afirman que las personas que se encuentran en el país sin permiso no deberían ser recompensadas con ese beneficio.

Roy Beck, presidente del grupo NumbersUSA, que apoya la inmigración legal y limitada, criticó a las autoridades de California por facilitar las cosas a la gente que está en el país sin permiso a expensas de los ciudadanos y residentes legales.

“Existen ahora 400.000 señales más para gente de todo el mundo de que las autoridades locales alientan trabajar ilegalmente en California”, agregó.

Unas 687.000 personas han solicitado licencias para inmigrantes sin permiso. Los que las piden deben aprobar exámenes de manejo y exhibir pruebas de residencia e identidad.

La nueva licencia tiene marcas diferentes a las extendidas a otros conductores en el estado y no es considerada una identificación federal valida, por ejemplo, para subir a un avión.

Más de 1,1 millones de personas que accedieron a las nuevas licencias hicieron la prueba escrita de manejo del 2 de enero al 30 de junio, en tanto que 436.000 también fueron sometidas al examen de manejo en un vehículo.

Comments

comments