Más de un centenar de personas, incluidos tres prominentes legisladores, fueron hoy arrestados frente al Capitolio por realizar un plantón en las inmediaciones del Congreso durante una protesta en demanda de una reforma migratoria.

El demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez y el líder afroamericano de los derechos civiles, John Lewis, así como el demócrata de Nueva York, Charles Rangel, están entre los arrestados, junto con decenas de jóvenes activistas y sindicalistas.

“Sí se puede, sí se puede”, coreaba una multitud de unas tres mil personas, muchas de ellas inmigrantes indocumentados, que participaron en un mitin en el Paseo Nacional amenizado por el grupo los Tigres del Norte y luego marcharon al Capitolio.

A su llegada al Congreso, que se encontraba en sesión legislativa, los manifestantes formaron una hilera humana con demandas de poner fin a las deportaciones de los inmigrantes indocumentados y una urgente reforma migratoria.

El arresto, que se registró en medio de la crisis presupuestal en el Congreso, tuvo lugar después de una masiva concentración a favor de la reforma en el Paseo Nacional, donde participaron Los Tigres del Norte, y Lila Downs, entre otros.

Aunque la movilización no cumplió con las expectativas de los organizadores de decenas de miles de personas, fue evidente un alto número de asistentes provenientes de sindicatos como la AFL-CIO y el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU).

“Estamos aquí para demandar al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner y al liderazgo legislativo que permitan un voto por la reforma migratoria”, dijo desde la tribuna el demócrata Gutiérrez.

Los partidarios de la reforma migratoria desean que la Cámara de Representantes apruebe un proyecto similar al sancionado en junio por el Senado, que incluyó una ruta a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“Por primera vez en mis 20 años en el Congreso sé que mis votos están allí. Existen 30 0 40 republicanos, y algunos estiman que hasta 85, que apoyan la legalización y algún tipo de reforma migratoria”, sostuvo Gutiérrez.

Sin embargo el liderazgo republicano dejó en claro que sólo votará un proyecto de ley que cuente con el apoyo de la mayoría conservadora de la Cámara de Representantes, donde el respaldo a una reforma migratoria con ciudadanía es minoritario.

Acompañado de su esposa y dos hijos pequeños, el inmigrante mexicano Pedro decidió viajar desde Maryland para pedir a los legisladores una legalización urgente. “Yo creo que ya es hora de una amnistía. Por eso estamos aquí”, señaló.

Aunque no participó en la movilización, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, se solidarizó con las acciones.

“Los miles que participaron hoy frente al Capitolio tienen toda la razón: la reforma migratoria merece un voto en la Cámara de Representantes”, dijo Reid.

“En este momento el único obstáculo frente a la reforma migratoria integral es la negativa republicana a votar en la Cámara”, denunció.

Los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron este mes su propio plan de reforma migratoria similar al del Senado, con la excepción que eliminó los fondos para 20 mil agentes fronterizos y construcción de bardas en la frontera con México.

Comments

comments