no-cover

Luz, de 13 años, se esfumó de la puerta de su casa

Like
61
0
Monday, 18 November 2013
Noticias de Tierra Caliente

En diciembre pasado, la Procuraduría de Justicia del Estado de México (PGJEM) ofreció recompensas de hasta 300 mil pesos por el paradero de 18 personas desaparecidas en la entidad mexiquense. Una de ella es Luz del Carmen Miranda González, quien fue aparentemente sustraída de su domicilio el 12 de abril de 2012, cuando tenía 13 años.

En esa ocasión, los padres de Luz del Carmen salieron a trabajar. Como eran vacaciones de Semana Santa, la adolescente se quedó en su domicilio, localizado en una vecindad de la colonia Jardines de Morelos, en el municipio de Ecatepec.

Se sabe que Luz salió de su casa alrededor del mediodía. Una vecina la vio llorar sentada en las escaleras. Minutos después, Luz habló con un vecinito, un niño de 11 años que era su amigo. Después ingresó de nuevo a su domicilio.

A las 5:30 de la tarde, el padre de Luz del Carmen llegó a casa. Encontró la puerta abierta y la televisión prendida. No había rastro de su hija (como lo reportó este diario el 12 de junio de 2012).

HORAS DE ESPERA

Al día siguiente, los padres interpusieron una denuncia ante el Ministerio Público de Ecatepec. En ese entonces las autoridades advirtieron que, aunque ella era menor de edad, la denuncia sólo se haría válida hasta que pasaran 72 horas de su desaparición.

La familia, entonces, quiso hablar con el niño que se acercó a Luz del Carmen cuando lloraba. Pero los padres de éste le prohibieron hablar. “Ya no me pudo decir nada”, explica la señora Araceli.

Pocos días después de la desaparición de Luz del Carmen, el pequeño fue arrollado por un tren y falleció.

El 17 de abril, la familia recibió un mensaje de texto anónimo. Según éste, Luz estaría retenida contra su voluntad, por un hombre que ya había matado a otra niña en enero del mismo año. Los policías se dirigieron al lugar en el que supuestamente estaría la pequeña, pero dijeron no hallar nada. Sin embargo, en noviembre pasado, Araceli González, la mamá de Luz del Carmen, supo que los judiciales jamás ingresaron al domicilio.

Explica —con los ojos enrojecidos por el llanto—, mientras participa en un plantón para exigir justicia en la plancha del Zócalo capitalino: “Mi hija podía haber estado ahí, en ese domicilio. Y ellos jamás entraron a buscarla”.

Este enero se cumplen nueve meses de la desaparición del Luz del Carmen. Apenas hace tres semanas, las autoridades federales proporcionaron la sábana de llamadas del teléfono de la adolescente (ocho meses después de su desaparición). El celular de Luz fue utilizado por última vez en julio de 2012, en las localidades de Otumba y Zumpango, en el estado de México, y de Pachuca, en Hidalgo.

Los padres recuerdan la última vez que llamaron al celular de su hija, en junio de 2012. Les contestó un hombre. Dijo que había comprado el chip de celular en la colonia Agrícola Oriental, en el Distrito Federal.

Los padres de Luz están convencidos de que el responsable es un vecino que tiene bares donde se ejerce la prostitución. Durante los primeros meses, la policía pidió a la familia “juntar pruebas”: revisar la basura del vecino en busca de huellas digitales…

Araceli González se queja que hasta la fecha no se le ha proporcionado copia del expediente de la desaparición de su hija. No conoce los avances. La hipótesis que sigue la policía judicial del estado de México es que “se fue con el novio” porque estaba embarazada.

Sin embargo, desde agosto de 2012, los padres de Luz hablaron con el muchacho y el papá de éste. Aseguró que ella no está con él. Además, explica Araceli, el día en que desapareció, Luz tenía su periodo. La madre advierte: “Ojalá sea así, que se fue con el novio y no que le ha pasado lo peor. Pero ya ha pasado mucho tiempo, ya se hubiera comunicado con nosotros”.

Artículos Relacionados

http://www.eluniversal.com.mx/noticias.html

Comments

comments