La Corte Suprema de Iowa determinó el viernes que una inmigrante mexicana que vive en West Liberty y que se quedó en Estados Unidos tras la expiración de su visa, tiene derecho a recibir beneficios de un fondo de compensación por sufrir una lesión en su centro de trabajo.

Pascuala Jiménez llegó a Estados Unidos en 1991 y tenía visa por 10 años. Se quedó después que la visa caducara y siguió trabajando. Ha vivido West Liberty, Iowa, durante 19 años.

Jiménez trabajaba para la agencia temporal Staff Management, de Chicago, y fue asignada a la planta de Procter & Gamble en Iowa City donde empaquetaba champú y preparaba cajas y plataformas para transporte de mercancías.

En septiembre del 2007 mientras cargaba una plataforma sufrió una lesión que los médicos diagnosticaron como dos hernias abdominales. Cuando regresó a trabajar y ya no pudo realizar todas sus labores. Fue operada en noviembre del 2007 y en diciembre de ese año regresó a trabajar. A mediados de enero del 2008 fue despedida, pero los gerentes le dijeron que era porque no tenía autorización legal para trabajar en Estados Unidos.

La mujer solicitó y obtuvo beneficios del Comisionado de Compensación Laboral del estado en octubre del 2010. Pero Staff Management apeló ante un tribunal del condado Polk y éste ratificó la decisión del comisionado. Entonces, la compañía apeló a la Corte Suprema del estado de Iowa.

La firma alegaba que un trabajador que vive en el país sin autorización legal no debería recibir compensación laboral porque Iowa no incluye “trabajadores indocumentados” en su definición de empleado bajo la Ley de Compensaciones del Trabajador.

El tribunal respondió que la ley de Iowa no excluye a tales trabajadores y por lo tanto concluyó que tenían derecho a gozar de beneficios.

“Si la legislatura tenía la intención de que la definición de un trabajador o empleado excluya a los trabajadores indocumentados, lo habría especificado agregando trabajadores son permiso legal a lista de exclusiones”, dictó la corte. “No es nuestro papel hacer agregados a la lista de trabajadores o empleados excluidos. Esa es una decisión política que la legislatura debe hacer”, agregó.

La corte concluyó que el tribunal de distrito actuó correctamente al ratificar los beneficios para Jiménez. Sin embargo, los magistrados hallaron que la ley no permitía que los trabajadores gozaran de beneficios de curación mientras están trabajando. El caso fue devuelto al comisionado a fin de que excluya el pago de beneficios de curación durante las semanas que trabajaba.

Paul McAndrew, abogado de Jiménez, dijo que la mujer estaba contenta con el fallo. Señaló que aún no se ha determinado cuánto se le pagará.

Comments

comments