COYUCA DE CATALÁN, GRO. Aunque en el primer semestre del presente año se han disminuido las muertes maternas en comparación a ese mismo periodo del año pasado, se prosiguen las medidas preventivas para evitarlo, dijo Carlos Díaz Orrostieta, director del Hospital General Regional “Guillermo Soberón Acevedo”.

En ese sentido, dijo que en el año del 2010, en los primeros seis meses del año que abarca de enero a junio, se registraron 28 muertes maternas en toda la entidad; mientras que el año pasado, fueron 42 y en el presente año, un total de 32.

Por las cifras, se puede decir que hubo un descenso en comparación al año pasado, peso si se compara con el 2010, en ese año hubo menos muertes y por ello la directriz para que en todos los centros de salud y hospitales del segundo nivel como lo es el nosocomio a su cargo, el de redoblar las medidas preventivas para ver si al cierre del segundo semestre, que sería de julio a diciembre, el número de muertes maternas baja.

Destacó que muerte materna se denomina a aquella mujer que llega a fallecer durante el periodo de la concepción o embarazo y 40 días después del parto y que tiene que ver con aquellas personas que eran diabéticas y se embarazaron o que tenía una enfermedad en el corazón, por citar dos casos.

Señaló que en el último informe del censo 2010 que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), se dice que Guerrero ocupa el segundo lugar a nivel nacional en muertes maternas, después de Chiapas, que ocupa el primer lugar.

De entre las acciones que la Secretaría de Salud está llevando a cabo para la prevención de muertes maternas, son los recorridos que realiza la brigada obstétrica móvil, que como su nombre lo indica, se trata de vehículos equipados para atender casos en donde se hayan reportado casos de muertes maternas.

Asimismo, se está proporcionando capacitación a las parteras empíricas, que son aquellas mujeres que atienden casos de parto en comunidades alejadas de los servicios médicos y que al darles la capacitación, permite que sean coadyuvantes de los servicios en salud.

Pero la capacitación no es exclusivamente para ella sino también para las enfermeras y médicos, principalmente para atender los casos de emergencia obstétrica, una vez que a nivel estatal existe una intercomunicación en hospitales y las jurisdicciones sanitaras para estar detectando los casos de mujeres embarazadas y su seguimiento.

Pero también en todo esto participan los llamados promotores de la salud, que no son otra cosa que hombre o mujeres de una determinada localidad, quienes sirven de enlace entre la comunidad y el personal de Salud, quienes son los que reportan casos de emergencia obstétrica.

En lo que se refiere a los casos de mujeres embarazadas que se atienden a diario en el “Soberón”, Díaz Orrostieta dijo que es muy variable, pero en términos generales se atienden entre 15 y 17 mujeres que son atendidas por los ginecólogos, principalmente de partos por cesárea o de alto riesgo.

Finalmente, dijo que mediante un monitoreo a diario y que es registrado a nivel central, al conocerse los casos del número de mujeres que están siendo atendidas, se pregunta el estado de salud de las mismas y ver el seguimiento médico que se les está proporcionando, para que en su momento se realice la evaluación correspondiente, señaló

No video selected.

Comments

comments