(bbc.co.uk). 3 febrero – Para sus votantes puede ser una tranquilidad. Para sus críticos, una pesadilla. Pero más allá de puntos de vista, Donald Trump parece estar haciendo algo atípico para un presidente de Estados Unidos recién investido: cumplir sus promesas.

En las dos semanas que lleva en la Casa Blanca, Trump vedó el ingreso a EE.UU. de refugiados y migrantes musulmanes, sacó a su país de un ambicioso acuerdo económico internacional y ordenó construir un muro a lo largo de la frontera con México.

Además dio pasos para comenzar a deportar en masa a inmigrantes indocumentados, desarmar la reforma de salud de su antecesor, reactivar la construcción de polémicos oleoductos o lograr una mayoría conservadora en la Corte Suprema.

Todo eso y más son propuestas que Trump había lanzado antes de las elecciones de noviembre, a menudo con un estilo grandilocuente que, de hecho, también mantiene en la presidencia.

“Si escuchaste su campaña y miras lo que está haciendo, hay un alto grado de consistencia allí”, dice James Campbell, un profesor distinguido de ciencia política en la Universidad de Búfalo, a BBC Mundo.

Trump en su escritorio en la Casa BlancaTrump en sus primeros minutos como el titular de la Sala Oval.

Sin embargo, muchas de estas medidas fueron tomadas a contrarreloj, exhibiendo a menudo falta de articulación en el gobierno de la superpotencia global, enajenando a aliados dentro y fuera del país.

Y también hubo algunas reculadas.

Entonces, surgen dos grandes preguntas: ¿cuántas iniciativas ha concretado realmente Trump en su inusual sprint de inicio de gobierno? ¿Y cuántas podrá concretar en todo su mandato?

Lo cumplido

Trump hizo infinidad de promesas en su campaña, comenzando por su eslogan de “que América vuelva a ser grande“.

Pero muchos de sus planteos fueron relativizados por él mismo en plena campaña: por ejemplo, comenzó indicando que deportaría a los 11 millones de inmigrantes sin papeles y luego sugirió que se concentraría en quienes cometieron delitos.

Como presidente, Trump ha utilizado el instrumento de las órdenes ejecutivas para tomar diversas medidas, algo que también podía ser previsible por ser un hombre de negocios, acostumbrado a decidir y sin experiencia de gobierno.

En su primera jornada completa de trabajo en la Casa Blanca,firmó una de esas órdenes para retirar a EE.UU. del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés).

Suscrito por 12 países que suman el 40% de la economía mundial y casi un tercio de los flujos comerciales, el TPP había sido negociado por el expresidente Barack Obama y calificado por Trump en la campaña como “un desastre potencial”.

Manifestantes en Nueva YorkDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES

Image captionMiles de personas salieron a protestar en los aeropuertos de todo el país tras la orden ejecutiva de Trump sobre migración online project management tools.

Al cumplir a su primera semana presidencial, Trump firmó otra orden ejecutiva para vedar el ingreso a EE.UU. de ciudadanos de siete países musulmanes por al menos 90 días y de refugiados en general por al menos 120 días.

Lo hizo invocando razones de seguridad, para mantener alejados a “terroristas islámicos radicales”, desatando caos en aeropuertos y protestas alrededor del mundo.

Pero lo cierto es que ya en campaña Trump había prometido impedir el ingreso de refugiados sirios al país, o detener la inmigración musulmana… aunque su orden presidencial excluye a otros países vistos como cunas de extremistas.

El mandatario firmó además otra orden para autorizar la construcción del oleoducto Keystone XL, como prometió en campaña después que Obama lo frenara negando que crease empleos estables y advirtiendo que podría afectar la imagen del país en materia ambiental.

Y esta semana Trump nominó al juez Neil Gorsuch para ocupar la silla vacía en la Corte Suprema de EE.UU., buscando romper el equilibrio que hay en el máximo tribunal a favor de la línea conservadora.

El propio Trump había dicho antes de asumir que esa nominación, que precisa ser confirmada por el Congreso, la haría rápido porque “es una de las razones” por las que fue electo.

“Se está moviendo tan rápido como el proceso se lo permite”, sostiene Campbell, autor de un libro sobre la división política de EE.UU. titulado “Polarized” (Polarizado).

El presidente estadounidense Donald Trump en la Sala Oval, en Washington, Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenREUTERS

Image captionEl momento en el que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firma una de sus primeras órdenes ejecutivas.

Y señala que, en función de los visto en estas dos semanas, “podemos esperar una presidencia muy agresiva, siguiendo una agenda nacionalista, populista, conservadora”.

¿Tiro por la culata?

Al mismo tiempo, que Trump firme órdenes ejecutivas está lejos de significar que las mismas se cumplirán.

Obama firmó al iniciar su gobierno en 2009 una orden ejecutiva para cerrar la prisión de Guantánamo en un año.

Sin embargo, nunca lo logró en sus ocho años de gobierno.

Trump también firmó una orden ejecutiva para construir de forma “inmediata” un muro a lo largo de toda la frontera con México, una de las promesas más emblemáticas de su campaña.

Pero ni siquiera está definido cómo se financiará esa obra de más de US$10.000 millones, algo que definirá el Congreso, y el presidente admitió que aun no tiene fecha para levantar el muro.

Su afirmación de que México pagará de alguna forma por la obra irritó a México, cuyo presidente Enrique Peña Nieto canceló una visita a Washington.

Ese no fue el único roce que Trump ha tenido con aliados de Washington.

El miércoles surgieron reportes de que se enfadó con el primer ministro de Australia, Malcom Turnbull, cuando éste le pidió por teléfono que mantuviera un acuerdo por el cual EE.UU. recibiría 1.200 refugiados de un centro de detención en su país.

Donald TrumpDerechos de autor de la imagenEPA

Image captionEl hecho de que Trump firme órdenes ejecutivas está lejos de significar que las mismas se cumplirán.

Algunos analistas creen que Trump ha seguido una estrategia para satisfacer a su base electoral, mostrado que cumple sus promesas, pero el tiro podría salirle por la culata.

Eso sólo da resultados por cierto tiempo“, dice Bruce Oppenheimer, profesor de ciencia política en la Universidad de Vanderbilt.

“En determinado momento te hacen responsable por los resultados que produces. Y si los resultados son manifestaciones en aeropuertos, los australianos enojados contigo, estar cerca de crear incidentes internacionales con aliados, eso es problemático”.

Lo que falta ver

Trump también ha ordenado aumentar la cantidad de centros de detención de inmigrantes, de personal de vigilancia fronteriza y de jueces migratorios, para deportar a una parte de los 11 millones de indocumentados.

Pero eso requiere de asignaciones de recursos que pueden ser esquivas.

Su idea de renegociar el acuerdo NAFTA de libre comercio con México y Canadá para lograr mejores términos de intercambio también la plasmó en una orden ejecutiva, pero según expertos la tarea puede ser ardua por el grado de integración entre esas economías.

Durante la campaña Trump afirmaba que tenía un plan secreto para derrotar a Estado Islámico, pero luego de asumir firmó una orden para que el Pentágono presente en un mes un plan para derrotar a Estado Islámico.

Simpatizante de TrumpDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES

Image captionMuchos están muy satisfechos con el trabajo que ha hecho Trump en sus primeros días en la presidencia.

También hubo aparentes contramarchas del nuevo gobierno, por ejemplo respecto a quiénes estaban afectados por la veda a la inmigración.

Como candidato, Trump defendió a Israel y cuestionó a Obama por permitir que el Consejo de Seguridad de la ONU pasara una resolución condenando la expansión de asentamientos judíos en territorios palestinos.

Pero el jueves cambió repentinamente de postura con un comunicado de la Casa Blanca que pidió al gobierno israelí que evite expandir la construcción de más asentamientos porque podría “no ser una ayuda” para alcanzar la paz.

Por otro lado, Trump se mostró en la campaña dispuesto a mejorar relaciones con Rusia, pero su nueva embajadora ante la ONU, Nikki Haley, sugirió el jueves que eso no ocurrirá mientras Moscú mantenga sus “acciones agresivas” en Ucrania.

Además, aun está por verse cómo hará Trump para traer de regreso a EE.UU. los empleos que se fueron a otros países, reducir la carga impositiva doméstica, sustituir el programa de salud “Obamacare” o mejorar la infraestructura del país, entre otras promesas que hizo.

“Puede estar satisfaciendo a su base (electoral), pero va a necesitar más que su base cuando se trate de cosas que requieren legislar y no puede hacerlas solo con órdenes ejecutivas”, le dice Oppenheimer a BBC Mundo

Aunque Trump cuenta con mayorías republicanas en el Congreso, y desde que asumió apenas tuvo tibios cuestionamientos y bastante apoyo desde ese partido, nadie olvida tampoco las duras críticas que le lanzaron en campaña varios referentes de sus propias filas.

“La pregunta real es cuán pronto y cuántos republicanos van a romper con el gobierno”, sostiene Oppenheimer. “Y realmente (Trump) tiene que evitar que eso ocurra”.

Comments

comments