TOLUCA.— La ola de violencia que ha azotado a la capital mexiquense en los últimos días, ha provocado que la población padezca un tipo de violencia que no había presenciado la ciudad nunca antes.

El pasado fin de semana, más de 13 cuerpos fueron hallados en distintos puntos del Valle de Toluca, y no sólo presentaban signos de tortura y el “tiro de gracia”, sino que se encontraban descuartizados y en algunos casos decapitados.

Oliver Hernández Lara, catedrático de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y maestro en Sociología Política, comentó que estas prácticas violentas son realizadas generalmente por grupos antagónicos del crimen organizado, y su principal objetivo es una demostración de poder.

“Como menciona Foucault, el suplicio es una forma en que opera el poder, en este caso, con los mensajes que dejan en los cuerpos, independiente de demostrar tal poder, se hace visible al verdugo”, comentó Hernández Lara.

HOMICIDIOS

Solamente en el municipio de Zinacantepec, son 16 los homicidios dolosos relacionados con el crimen organizado en los últimos 35 días, y en el segundo semestre del año pasado, más de 5 cuerpos encontrados en el Valle de Toluca presentaron mutilaciones.

“Ahora se pueden ver en internet y en medios masivos estos hechos, los medios favorecen para que se dé a saber y la violencia se visualice, pero aun así este fenómeno se percibe en las prácticas cotidianas y la sociedad toluqueña está tan poco familiarizada, que se encuentra en un estado de shock”, señaló el catedrático.

PSICOSIS COLECTIVA

Algunos sectores se ven más afectados por la psicosis colectiva, y las mujeres representan un fenómeno en particular.

“Es importante la violencia respecto al género como sexo y edad, en las mujeres es más notable, modifican rutas, horarios y la gente decide no salir en soledad o esparcirse como antes lo hacía, algo que ha ocurrido desde hace años en otras partes del país, pero no aquí”, finalizó.

Artículos Relacionados

http://www.eluniversal.com.mx/noticias.html

Comments

comments